Construyendo En El Espiritu O En La Carne. Estúdio Bíblico. Explicación

 

 

 

¿Estás construyendo tu andadura espiritual en el Espíritu o en la carne? Esta pregunta profunda es una que todos nos hacemos. En este artículo analizaremos qué significa construir en el Espíritu o en la carne, cómo podemos saber si lo estamos haciendo correctamente, cómo podemos avanzar y alcanzar objetivos espirituales. La Biblia es nuestra fuente primaria para la respuesta a estas preguntas; leeremos la Escritura para comprender mejor cada término y concepto.

Vamos a comenzar con la definición de Espíritu y carne. Al principio de los tiempos, Dios nos creó a Su imagen y semejanza para ser sus hijos espirituales, pero cuando pecamos contra Él nos separamos de Él y nos recubrimos por medio de la carne, que es el deseo y la realidad de la humanidad pecadora. Esta dualidad entre el espíritu y la carne descrita en la Biblia se refleja en nuestro mundo de hoy: nuestras acciones están basadas en la voluntad divina o en deseos egocéntricos.

 

Una parte importante de la salvación es vencer al pecado y la carne. El apóstol Pablo habló de la necesidad de vivir una vida espiritualmente madura en Romanos 8:13 “Porque si vivís según la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis” (RVR 1960). El proceso de vencer el pecado se descubre a través de la obediencia y el amor a Dios. Esto incluye escuchar y entender la Palabra de Dios junto con vivirla.

Para construir en el Espíritu, debes ser guiado por el Espíritu Santo. Jesús fue bautizado en el Espíritu Santo y llevó una vida guiada por Dios. Juan 16:13 nos dice: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” (RVR 1960). Si queremos construir en el Espíritu, debemos ser obedientes al Espíritu Santo y dejar que Él nos guíe.

Construir en la carne es justamente lo contrario. Esto significa vivir de acuerdo a los deseos de la carne y nuestros propios intereses, sin tener en cuenta los deseos de Dios. Los deseos de la carne incluyen la codicia, la lujuria, la soberbia y la ira. Efesios 2:3 nos dice: “En los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, como los demás” (RVR 1960). Si queremos ser discípulos de Cristo, necesitamos apartarnos de la carne.

En esta ocasión nos hemos detenido en la idea de construir en el Espíritu o en la carne, un ámbito clave en la vida cristiana. A través de este artículo hemos definido los dos términos, explicado lo que significa vivir una vida guiada por el Espíritu Santo, y también hemos explorado lo que significa vivir de acuerdo a los deseos de la carne.Finalmente, hemos visto que la clave para construir en el Espíritu es obedecer al Espíritu Santo y vivir nuestras vidas de acuerdo a Sus deseos.

Mira Tambien:

Habitando Al Abrigo Del Altisimo. Explicación, Significado Bíblico

Índice de Contenido

  1. ¿CREMACIÓN O ENTIERRO? QUÉ HACER CON LA URNA, CENIZAS Y PERTENENCIAS DEL DIFUNTO. LO QUE DEBES SABER
  2. 02. El Espíritu y la carne - David Jeremiah
  3. ¿Qué significa construir en el Espíritu según la Biblia?
  4. ¿Qué se necesita para construir en el Espíritu?
  5. ¿Qué posibles resultados se obtienen al construir en la carne?
  6. ¿Qué clase de recompensas reciben aquellos que construyen en el Espíritu?
  7. ¿Cómo puede uno discernir entre construir en el Espíritu y en la carne?
  8. ¿Qué pasajes bíblicos brindan luz acerca del tema de construir en el Espíritu o en la carne?

¿CREMACIÓN O ENTIERRO? QUÉ HACER CON LA URNA, CENIZAS Y PERTENENCIAS DEL DIFUNTO. LO QUE DEBES SABER










02. El Espíritu y la carne - David Jeremiah










¿Qué significa construir en el Espíritu según la Biblia?



¿Qué significa construir en el Espíritu según la Biblia?

 


La Biblia enseña que construir en el Espíritu significa permitir que el Espíritu Santo de Dios obre en nosotros para realizar cambios positivos. Esto se refiere a llevar una vida centrada en el Espíritu, comprometiéndose con las verdades bíblicas y poniendo en práctica los principios divinos para edificarnos espiritualmente. Construir con el Espíritu también significa someterse al liderazgo del Espíritu Santo, permitiendo que Él trabaje en nosotros día a día para transformarnos en mejores creyentes y servidores de Dios.

En 2 Corintios 6: 1, Pablo exhorta a todos los cristianos a aprovechar la oportunidad de compartir la gracia de Dios: "Y nosotros, como colaboradores suyos, os rogamos que no desaprovechéis la gracia de Dios". La gracia de Dios nos ayuda a deshacernos de nuestros pecados pasados, pero también nos da la energía y la fuerza para edificarnos espiritualmente.

Cómo edificar en el Espíritu

Para edificar en el Espíritu Según la Biblia, los seguidores de Cristo deben hacer lo siguiente:

 

    • Ora de forma consistente: La oración nos ayuda a mantener una relación íntima con Dios. Cuando oramos, reconocemos que somos débiles e incompetente para llevar a cabo el propósito de Dios en la tierra sin Su ayuda. La oración es una forma de rendición humilde ante Dios.
    • Estudia regularmente la Escritura: Estudiar la Palabra de Dios nos ayuda a profundizar nuestro conocimiento de Él, sus planes y propósitos. Es importante comprender que el estudio bíblico no es solo memorizar versículos, sino conectarlos con el contexto histórico, para interpretarlos y ponerlos en práctica.
    • Obedece las Escrituras: El apóstol Juan dijo que la obediencia es mejor que sacrificios (1 Samuel 15: 22). Muchas personas malinterpretan lo que significa cumplir la voluntad de Dios y lo consideran una carga pesada para cumplir. Pero Dios quiere que vivamos una vida de obediencia porque amamos nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
    • Comparte tu fe: Compartir nuestra fe es una forma de edificarnos espiritualmente. Esto implica invitar a otros a venir a Cristo y darles el Evangelio como el regalo más valioso que podemos ofrecerles.

Al edificarnos en el Espíritu, construimos relaciones más profundas con Dios y con nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Esta construcción se realiza de forma gradual a través del desarrollo de una relación íntima con Dios y el estudio y aplicación de Sus enseñanzas. El Espíritu Santo opera transformando nuestras vidas a medida que nos envolvamos en los principios de la Palabra de Dios.

Mira Tambien:

Donde Esta Tu Corazon . Explicación, Significado Bíblico

¿Qué se necesita para construir en el Espíritu?



¿Qué se necesita para construir en el Espíritu?

Ser un creyente significa dedicar tiempo y esfuerzo a la edificación espiritual. Para hacerlo hay que entender lo que se necesita para construir en el Espíritu. Esto incluye:

    • Una relación personal con Dios a través de la oración.
    • Estar dispuesto a andar en los caminos de Dios.
    • Aceptar su voluntad, sus mandamientos y sus direcciones para nuestra vida.

La verdadera intimidad con Dios nos traerá paz y tranquilidad. Se logran destacadas mejoras en la vida espiritual cuando descubrimos la importancia de orar y permitimos que el Espíritu Santo trabaje en nosotros para guiarnos, fortalecernos y ayudarnos a hallar el camino a la victoria espiritual.

 

¿Qué posibles resultados se obtienen al construir en la carne?



Cuando buscamos construir en la carne, los posibles resultados pueden ser diversos y variados. La Biblia nos enseña que hay algunas consecuencias de tratar de construir en la carne, las cuales son las siguientes:

1. Frustración. Vivir una vida centrada en la carne nos conduce a la frustración. Esto se debe a que la carne siempre tiene deseos y tramos que no pueden ser satisfechos y esto nos lleva a un sentimiento de insatisfacción y vacío. Si vemos en la Biblia hay muchos ejemplos de esto, como el hombre rico de Lucas 12, quien acumuló muchas posesiones, pero aún así terminó diciendo "¡Ay de mí!"

2. Codicia. Toda la búsqueda de satisfacción en la vida, el poder y la gloria puede conducirnos a la codicia. La codicia es una profunda búsqueda de cosas materiales, lo que nos lleva por un camino de egoísmo, avaricia y orgullo. Esto nos aleja de cumplir con la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Mira Tambien:

Dad Gracias En Todo. Explicación, Significado Bíblico

3. Enfermedades. Vivir una vida de placer carneal nos lleva a la enfermedad, la cual es un castigo divino según dice en 1 Corintios 11:30. Esto se debe a que cuando nos alejamos de la ley de Dios y buscamos el placer y el deseo carnal, esto nos expone a una variedad de enfermedades relacionadas con el pecado.

4. Separación de Dios. El resultado más significativo de construir en la carne es la separación de Dios. Debido a que la carne constantemente lucha contra el Espíritu (Gálatas 5:17), cuando decidimos construir en la carne estamos rechazando la voluntad de Dios para nuestras vidas. Esto inevitablemente nos lleva a una distancia en nuestro tiempo con Dios, que es el único que nos puede curar de nuestras enfermedades, liberarnos de la codicia y darnos una verdadera satisfacción.

¿Qué clase de recompensas reciben aquellos que construyen en el Espíritu?



Los que construyen en el Espíritu reciben numerosas recompensas. Estas recompensas son parte del programa de Dios para honrar a aquellos que buscan hacer Su voluntad constantemente. Estas bendiciones desempeñan un papel importante en la vida del creyente y van más allá de cualquier cosa que el mundo pueda ofrecer.

1. Constantemente reciben la guía del Espíritu Santo: los que construyen en el Espíritu son guiados por el Espíritu Santo, el cual les ayuda con sabiduría para obedecer las instrucciones de Dios. Él también les da la habilidad de decir las palabras correctas y guía su comportamiento diario. La presencia continua del Espíritu permitirá orientarlos hacia la dirección correcta a fin de seguir los planes divinos en sus vidas.

2. Siempre son bendecidos con la fuerza espiritual: la fuerza espiritual es una de las mayores bendiciones que reciben aquellos que construyen en el Espíritu. Esta fuerza les da la resistencia para llevar a cabo las obras de Dios, así como también para soportar la tentación del mundo. Esta fuerza espiritual solo se encuentra en aquellos que buscan construir sus vidas en el Espíritu.

 

3. Reciben consuelo en tiempos de aridez espiritual: durante los momentos de profunda aridez espiritual, los que construyen en el Espíritu son abrazados por el consuelo del Espíritu Santo. Éste los guía a través del desierto, donde pueden recuperar su centro, descansar y restaurar su fe. El espíritu de consuelo les ayuda a no perder la esperanza, y les da fuerza para volver a emprender el camino.

4. Siempre son honrados por Dios: Dios honra a aquellos que construyen en el Espíritu. Él los recompensa con el don de la sabiduría para saber cómo hacer su voluntad en todos los ámbitos de la vida. Los honorados con esta bendición son capaces de discernir entre lo bueno y lo malo con más facilidad, y pueden beneficiarse de los consejos rectos para satisfacer las necesidades de los demás.

¿Cómo puede uno discernir entre construir en el Espíritu y en la carne?



Para discernir entre construir en el Espíritu y en la carne es fundamental contar con el discernimiento guiado por el Espíritu Santo. Cuando somos guiados por Él, estaremos abiertos para comprender y recibir todas las áreas de nuestra vida que Dios está trabajando para nosotros. Como dice la Biblia: "Mas el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios” (1 Corintios 2:10).

El primer paso que todos debemos tomar para discernir entre la carne y el Espíritu es orar y pedir al Espíritu Santo que nos ayude a tomar la decisión correcta. Esto nos dará una dirección clara a seguir y nos permitirá ver cuales son las intenciones divinas detrás de todo lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas. Cuando hayas hecho esta oración, sé fiel a sus instrucciones.

Otro punto importante para discernir entre edificar en el Espíritu y en la carne es tomar en cuenta el fruto del Espíritu. El Espíritu Santo producirá ciertos frutos en nosotros si le permitimos guiarnos por Él. Estos frutos incluyen amor, gozo, paz, paciencia, bondad, fe, mansedumbre y autocontrol (Gálatas 5:22-23). Si estas cosas no están presentes en nuestras vidas, entonces es una señal clara de que estamos construyendo en la carne.

Finalmente, tenemos que estar atentos a la voz de Dios en nuestras vidas. Esto significa que debemos prestar atención a nuestros propios deseos y también a las actitudes y opiniones de los demás. En otras palabras, Dios habla tanto en nuestros corazones como a través de los demás. Así que escucha con cuidado lo que te dicen tanto tus propias emociones como los consejos de aquellos que están cerca de ti. Si lo que estás esperando oír es la voz del Espíritu, Él te dará la dirección adecuada para discernir entre construir en la carne y en el Espíritu.

    • Orar y pedir al Espíritu Santo que nos ayude a tomar la decisión correcta.
    • Tener en cuenta el fruto del Espíritu.
    • Estar atentos a la voz de Dios en nuestras vidas.

Aprender a discernir entre construir en la carne y en el Espíritu es un proceso lento que toma tiempo. Es un camino de aprendizaje que requiere de discernimiento, dedicación y disciplina. No obstante, con la ayuda de Dios, cualquiera puede distinguir entre la voz del Espíritu Santo y la voz mundana de la carne.

¿Qué pasajes bíblicos brindan luz acerca del tema de construir en el Espíritu o en la carne?



La biblia nos habla ampliamente sobre el tema de construir en el Espíritu o en la carne, pero un pasaje en particular que donde se explica de manera clara esta enseñanza es Romanos 8:5-8. En este pasaje se explica que quienes viven guiados por el Espíritu no se preocupan más por los deseos de la carne; además, el versículo 7 enfatiza la idea de que vivir guiados por el Espíritu nos lleva a muerte de la carne. Esta sección de la biblia también nos dice en Romanos 8:6, que si vivimos guiados por los deseos de la carne siempre habrá conflicto entre estos dos aspectos, ya que el Espíritu y la carne son dos opuestos que tratan de controlar nuestra mente y nuestro comportamiento.

Otro interesante pasaje es Galatas 5:16-25, donde se le insta al lector una clara invitación a dejarse guiar por el Espíritu Santo. Este pasaje dice en el versículo 16: " Si vives guiado por el Espíritu, no estás bajo la ley". Esto significa que los deseos de la carne no rigen nuestras acciones, sino que no deben existir debido a que el Espíritu Santo es quien nos guía y nos da la dirección que debemos seguir. Además, los versículos 17 al 18 nos exhortan a no permitir que los deseos de la carne controlen nuestras vidas, sino vivir guiados por el Espíritu, ya que los deseos de la carne van en contra de todo lo bueno y santo.



Post Views:
27

Construyendo En El Espiritu O En La Carne. Estúdio Bíblico. Explicación

Construyendo En El Espiritu O En La Carne. Estúdio Bíblico. Explicación

¿Estás construyendo tu andadura espiritual en el Espíritu o en la carne? Esta pregunta profunda es una que todos nos hacemos. En este artículo analizaremos

numerosangeles

es

https://images.correotemporalgratis.es/viajespiritual.es/1220/dbmicrodb2-numerosangeles-construyendo-en-el-espiritu-o-en-la-carne-527-0.jpg

2024-01-30

 

Construyendo En El Espiritu O En La Carne. Estúdio Bíblico. Explicación
Construyendo En El Espiritu O En La Carne. Estúdio Bíblico. Explicación

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20