Sermón: Quien Se Quiere Ir - Teología, Cristianismo Y Religiones

 

 

 

¡Amados hermanos en Cristo! Estamos reunidos hoy para hablar de un tema muy importante dentro de la teología cristiana, ¿quién se quiere ir? Muchas veces, como seguidores de Cristo, nos preguntamos acerca de nuestra lealtad al Señor. ¿Deberíamos comprometernos a buscar su voluntad o decidir seguir nuestro propio camino y romper el compromiso con él? Esta es una cuestión de la que hablamos hoy.

Durante el tiempo de Jesús, la gente vivía en una sociedad muy opresiva, que era gobernada por los romanos. Los líderes religiosos estaban descontentos con lo mucho que los romanos le exigían a la gente, y muchos judíos estaban dispuestos a rebelarse. Por un lado, la gente estaba dispuesta a seguir a Jesús, pero por otro, algunos estaban más interesados ​​en sus propios intereses y libertades personales.

 

La pregunta crucial que debemos hacernos como seguidores de Cristo es: ¿debemos comprometernos a seguir a Jesús a pesar de la opresión y los peligros que podrían venir con ello, o debemos optar por seguir nuestros propios caminos e ignorar sus llamados? Esta pregunta es profundamente teológica, ya que aborda el tema de la santidad, del pecado y de la relación entre Dios y el hombre.

Para discutir este tema, veamos primero la comprensión bíblica de la santidad. Según la Biblia, la santidad significa estar dedicado a Dios y separado de la impureza. La santidad no es solo sobre el cumplimiento de la ley, sino también sobre el compromiso con el Señor. Esto implica estar dedicado a obedecer sus mandamientos, pero también servirlo y amarlo de todo corazón, alma y mente.

Si decidimos seguir nuestros propios deseos en lugar de comprometernos con el Señor, estamos optando por el pecado. El pecado nos separa de Dios y destruye nuestra relación con él. No sólo nos impide hacer las cosas que Dios desea que hagamos, sino que también distorsiona nuestras prioridades. En lugar de priorizar lo que Dios desea, estamos priorizando nuestros propios deseos egoístas por encima de todo lo demás.

Ahora sabemos que el pecado nos lleva lejos de Dios, pero ¿qué pasa cuando decidimos regresar a él? Es aquí donde entra el tema de esta discusión: ¿quién se quiere ir? La palabra de Dios dice: "Mas si tu corazón se volviere a Jehová tu Dios, y obedecieres a sus voz, conforme a todo lo que yo te mando hoy, tú y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma;" (Deuteronomio 30:2). Estas palabras nos recuerdan que nuestra respuesta final debe ser la obediencia a Dios.

Mira Tambien:

Sed Santos Porque Yo Soy Santo. Significado Bíblico, Explicación

En última instancia, como cristianos, debemos optar por la obediencia a Dios. Toda nuestra vida debe estar dedicada a seguir el ejemplo de Cristo y a hacer la voluntad de Dios, incluso si eso significa desafiar a la opresión y la injusticia en nuestro mundo. El Señor nos ha llamado a comprometernos con él y seguir la dirección de su Espíritu. Así que, amados hermanos, seamos fieles a nuestro Señor y Señora, sólo así podremos responder con firmeza a su pregunta: "¿Quién se quiere ir?".


Índice de Contenido

  1. "El Cristianismo que vale"
  2. ¡Impactante! John MacArthur Acorralado | Necesitamos Estar Orando Por El Pastor John MacArthur 2023
  3. ¿Cómo podemos encontrar el aliento y la fuerza para perseverar en el propósito de seguir a Jesús?
  4. ¿Qué significa realmente estar dispuesto a seguir a Jesús, pase lo que pase?
  5. ¿Cuáles son los principales ejemplos bíblicos sobre la noción de considerar los costos de seguir a Cristo?
  6. ¿Cómo nos libra Dios de la desesperación cuando nos sentimos tentados a renegar nuestra fe?
  7. ¿Qué preguntas personales podemos hacer para evaluar nuestra dedicación al reino de Dios?
  8. ¿Cuáles son los peligros de abandonar el sendero de Dios y cómo evitarlo?
  9. Comparte y serás grande

"El Cristianismo que vale"










¡Impactante! John MacArthur Acorralado | Necesitamos Estar Orando Por El Pastor John MacArthur 2023










¿Cómo podemos encontrar el aliento y la fuerza para perseverar en el propósito de seguir a Jesús?



Muchos de nosotros nos vemos tentados a abandonar el camino que hemos emprendido para seguir a Jesús. En momentos difíciles, es típico pensar que Dios nos pide demasiado y sentir que la vida cristiana es una carga imposible de soportar. Esto, sin embargo, es una mentira. La Palabra de Dios nos dice que el Señor es misericordioso y fiel, y que Él comprende lo limitado de nuestras fuerzas humanas. Si bien somos imperfecciones, Jesús está allí para guiarnos, forzarnos y alentarnos a perseverar en el propósito de seguirlo.

 


Entonces, ¿cómo podemos encontrar el aliento y la fuerza para perseverar en el propósito de seguir a Jesús? Aquí hay algunas maneras en las que podemos mantenernos comprometidos con el evangelio:

1. Reconocernos como pecadores. La verdad, para muchos de nosotros es difícil admitir que somos imperfectos, sin embargo, es un paso crucial para entender mejor qué significa seguir a Jesús. El reconocimiento de nuestra propia pecaminosidad nos recuerda la necesidad de dependencia de Dios y de la ayuda de Cristo.

 

2. Orar. La oración es una de las formas más hermosas de acercamiento a Dios. Debemos dedicar tiempo a la oración diariamente, ya que nos recuerda la presencia de Dios en nuestras vidas. La oración nos abre los ojos a la luz de la Palabra de Dios, que nos ofrecerá el conocimiento para encontrar la fuerza para persistir.

3. Celebra la grandeza de Dios. En los momentos de debilidad, recordemos la grandeza de Dios y sus milagros de amor. Cuando nos llenamos de su Gloria, encontraremos la motivación necesaria para perseverar en el camino de Cristo. Si necesitamos ayuda, podemos encontrarla en la adoración comunitaria, leyendo testimonios cristianos, escuchando música alabando a Dios, etc.

Mira Tambien:

Sermon Del Monte. Estúdio Bíblico. Explicación

4. Estudia la Biblia. La Palabra de Dios es un regalo maravilloso para nosotros, capaz de renovar nuestra fuerza para persistir y ofrecer una claridad de pensamiento alejada de toda confusión. Si nos apartamos un tiempo para estudiar la Escritura, descubriremos pandillas de tesoros escondidos que nos ayudarán a mantenernos firmes en nuestro propósito de seguir a Jesús.

5. Rodéate de personas piadosas. Tengamos cuidado de rodearnos de personas que nos animen y deseen lo mejor para nosotros. El rechazo de los incrédulos por nuestra creencia es un factor importante para perder el camino. Por esta razón, es importante buscar la compañía de hermanos que compartan nuestra fe y nos impulsen en el propósito de seguir a Jesús.

Encontrar el aliento y la fuerza para perseverar en el propósito de seguir a Jesús no siempre será fácil. Sin embargo, si recordamos las cosas que hemos mencionado y las practicamos de manera constante, entonces encontraremos el apoyo y los recursos que necesitamos para mantenernos fieles al Evangelio.

¿Qué significa realmente estar dispuesto a seguir a Jesús, pase lo que pase?



Seguir a Jesucristo significa mucho más que una simple decisión religiosa; supone un verdadero compromiso con Dios, una entrega personal que se refleja en cada aspecto de nuestra vida. La obligación de quienes aceptamos el evangelio es ser leales a Él, aceptando las numerosas convicciones y directrices que nos ha dejado. Para muchos, estar dispuesto a seguir a Jesús no significa solo predicar la Palabra, pero también ser fiel a todos los principios que Él enseñó. Esta fidelidad comienza por nociones básicas como la oración, el ayuno, el perdón de ofensas y la práctica de la humildad, así como pasar palabras de consuelo a aquellos más necesitados.

En efecto, sostener la decisión de seguir a Jesús implica mucho más que una mera predilección religiosa. En realidad, se trata de una absoluta entrega a su voluntad, sin pedir explicación alguna. Quien decide seguirlo lo hace con total libertad, comprendiendo que el camino de Cristo es el único que llevará a la felicidad. Esto significa renunciar al pecado para buscar la verdad, perseverar en el bien, cumplir con el deber aún en momentos difíciles, hacer sacrificios cuando sea necesario, mantener una postura de obediencia con Dios, rechazar la injusticia y defender a quienes son víctimas de ella.

 

Por lo tanto, el compromiso de aquellos que siguen a Jesús no siempre es fácil. El camino suele presentar dificultades y exigir fuerte determinación, sin embargo, los principios cristianos invitan al fiel a mantenerse firme en sus convicciones, pase lo que pase. La Palabra de Dios demuestra que Él volverá por un reino de justicia, amor e infinita misericordia, lleno de bondad frente a los que mantienen su fidelidad a su profunda y santa verdad.

Mira Tambien:

El Servicio A Dios Sermon. Estúdio Bíblico. Explicación

¿Cuáles son los principales ejemplos bíblicos sobre la noción de considerar los costos de seguir a Cristo?



La Escritura es clara cuando se trata de seguir a Cristo, recordemos que él mismo dijo "si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame", esto significa que hay un costo personal cuando elegimos decididamente seguir a Cristo. El discipulado es difícil; implica renunciar a la carne y estar sujeto al Espíritu. En la Biblia vemos algunos ejemplos de seguidores de Cristo que de alguna manera encontraron el valor para asumir los costos que conllevaban seguir a Cristo. Todo sobre salud dental

Tomemos como ejemplo Pedro. Cuando Jesús anunció que iría a Jerusalén para ser juzgado y ejecutado, Pedro no pudo resistir la idea, se levantó fuertemente en desacuerdo, precisamente porque sabía que a Jesús no lo escaparía, pero Jesús le respondió: "Apártate de mí, Satanás!” Esto representa un momento importante para Pedro, que se enfrentó a la realidad de seguir a Cristo. Lo que significaba, entre otras cosas, renunciar a sus planeadas ideas sobre cómo debería ser el reino de Dios y hacerse cargo de los costos que esto implicaría.

También podemos ver claramente el ejemplo de José de Arimatea cuando se atrevió a acercarse a Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús para ser sepultado. Este es un buen ejemplo de cómo los costos de seguir a Cristo pasan por ser fieles a él incluso cuando todos alrededor nuestro eligen dejar de creer en Él por temor a los costos.

Otro gran ejemplo bíblico es Saulo de Tarso, quien estaba decidido a destruir el nombre de Cristo, hasta que fue llamado en el camino a Damasco. Aquí encontramos la historia de alguien que se enfrentó al peligro de seguir a Cristo a pesar de las consecuencias inmediatas, el encontró el valor para arriesgarse por su fe.

Por último, veamos el ejemplo de Ananías, él recibió la instrucción de Dios de llevar su palabra a Saulo, aunque a él le pareció una locura; Ananías fue obediente e hizo lo que Dios le había ordenado. Él tuvo el valor de confiar en Dios acerca de cualquier cosa, aún cuando el costo parecía muy alto.

 

Aunque seguir a Cristo conlleva costos, hay muchos ejemplos bíblicos de aquellos que tuvieron el valor de arriesgarse y tomar la decisión de seguirlo. Los ejemplos bíblicos nos muestran que arriesgarse y seguir a Dios nos lleva a experimentar una vida llena de bendiciones que superan ampliamente cualquier costo que debamos afrontar.

¿Cómo nos libra Dios de la desesperación cuando nos sentimos tentados a renegar nuestra fe?



Cuando nos sentimos tentados a renegar nuestra fe, recordemos que Dios nunca abandona a su pueblo. Él siempre está listo para ayudarnos y darnos fortaleza. Nuestra desesperación no es una sorpresa para él, sino una oportunidad para mostrar su gracia y misericordia.

La Palabra de Dios contiene una promesa de consuelo para las personas desesperadas. Los versículos como Salmos 34:18 indican que “El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los de espíritu abatido”. Somos amados por un Dios misericordioso y compasivo, que nos invita a acercarnos a Él para que podamos experimentar su amor y obtener el poder que necesitamos para resistir la tentación.

Dios trabaja de manera silenciosa en nuestras vidas para dirigirnos hacia la victoria. Él nos da la sabiduría, el discernimiento y la fuerza para resistir la tentación. También nos da el consejo y la dirección para enfrentar el conflicto con la confianza de que Él nos ha dado todo lo que necesitamos para vencerlo. Esto no significa que sea fácil, pero mediante la fe y la oración, podemos encontrar la sabiduría para superar las dificultades y superar la desesperación.

Dios también nos llama a la presencia de otros creyentes para apoyarnos cuando estamos bajo el peso de la desesperación. La Biblia nos anima a buscar el consuelo y el apoyo de la familia de Dios. La comunión cristiana nos ayuda a recordar que no estamos solos, sino que estamos acompañados en nuestros viajes por testigos que entienden el dolor y la frustración de la vida.

No obstante, el papel más importante de Dios es asegurarnos de que su presencia sea la base de nuestro ánimo. Como dice Romanos 8:28: “Y sabemos que todas las cosas cooperan para bien de los que aman a Dios, de los que son llamados conforme a su propósito”. Esta escritura nos alienta a ver las situaciones desesperantes como una oportunidad para descubrir la voluntad de Dios en nuestras vidas y dejar que su amor transforme nuestros corazones.

Cuando nos sentimos tentados a renegar nuestra fe, recordemos que Dios siempre está listo para recibirnos e infundirnos el valor que necesitamos. Él nos muestra el camino correcto y nos da las herramientas para resistir la tentación. Debemos recordar que no hay nada ni nadie que pueda separarnos del amor de Dios.

¿Qué preguntas personales podemos hacer para evaluar nuestra dedicación al reino de Dios?



En nuestra vida cristiana, es importante hacerse preguntas honestas que nos ayuden a evaluar nuestra dedicación al reino de Dios. Estas preguntas son la mejor forma de identificar y abordar los déficits que puedan existir en nuestra relación con Dios. Al reflexionar sobre estos temas, también podemos llevarnos a pensamientos profundos y espirituales que nos ayudan a nutrir nuestra relación con Dios.
Para evaluar nuestra dedicación al reino de Dios, una buena manera es hacernos las siguientes preguntas: ¿Qué tan comprometido estoy con mi vida espiritual? ¿Me estoy tomando el tiempo necesario para leer la Palabra de Dios? ¿Estoy tratando de practicar los principios bíblicos en mi vida diaria?¿ Considero importante tener una relación íntima con Dios cada día? ¿En qué tipo de relaciones invertiría mi tiempo? ¿Estoy apoyando activamente a la obra de Dios? ¿Qué tan a menudo estoy orando y buscando la sabiduría de Dios?
Cada una de estas preguntas nos proporcionará una mirada interna de lo que estamos haciendo para honrar a Dios con nuestro tiempo y recursos. Si encontramos que no estamos cumpliendo con nuestro propósito cristiano, entonces podemos comenzar a tomar medidas para corregir el curso y asegurarnos de que estamos dedicándonos al Reino de Dios. La clave para lograr esto es establecer un plan para comprometernos con nuestra vida espiritual y nunca dejar de orar por la guía de Dios.

 

¿Cuáles son los peligros de abandonar el sendero de Dios y cómo evitarlo?



El abandono del camino de Dios está plagado de peligros y es algo que ningún cristiano debe tomar a la ligera. La mala decisión de partirse del camino de Dios puede significar desgracia, dolor, arrepentimiento, una vida en la deriva y la posibilidad de que uno se aparte para siempre del Señor. Si bien es cierto que cada persona tiene la libre elección de seguir su propio camino, hay que recordar que no es el camino que Dios ha preparado para nosotros.

Entonces, ¿qué son los peligros de abandonar el sendero de Dios? Primero y principalmente, el mayor peligro es descarriarse de los principios de la fe cristiana. Esta es una realidad triste que muchos cristianos han experimentado. Cuando uno se aparta del camino de Dios, se da cuenta de lo lejos que podría llegar. Uno deja de confiar en la Palabra de Dios para guiar sus pasos y comienza a buscar su propia solución a los problemas. Esto pude resultar en una incomprensión, decepción y frustración.

Otro peligro de abandonar el sendero de Dios es la alienación de otros creyentes. A medida que uno se aleja gradualmente de Dios, también comenzará a alejarse de las relaciones con los demás creyentes. Ya no siente un vínculo con la iglesia ni con aquellos que comparten la misma fe, lo cual puede llevar a sentimientos de soledad y aislamiento.

Además, el riesgo de cometer pecado es otro factor que se vuelve más prominente cuando uno abandona el sendero de Dios. La Biblia señala claramente que el pecado separa a uno del Señor (Romanos 6:23). La tentación de pecar, sin embargo, es mucho mayor cuando uno decide vivir una vida sin propósito divino y dedicarse a los placeres mundanos.

Finalmente, el abandono del sendero de Dios también puede Traer consigo el riesgo de alejarse de los dones de Dios. Muchas veces Dios promete bendiciones a los que le sirven, pero si uno se aparta de Él, entonces no se verá las bendiciones que Dios promete.

Una manera de evitar los peligros de abandonar el sendero de Dios es buscar la dirección de Dios a través de oración y la lectura de Su Palabra. La Palabra de Dios contiene la clave para encontrar su camino hacia la felicidad y el éxito. Estudiar la Palabra de Dios nos ayuda a conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas, lo que significa que podemos vivir una vida acorde a Sus principios.

Es importante tener una comunidad de apoyo para mantenernos en el camino correcto. Los amigos creyentes de confianza son útiles para animarnos, orar con nosotros y hacernos responsables de nuestras acciones. Debemos tomar tiempo para buscar amigos piadosos que nos recuerden las verdades de la Palabra de Dios.

También es vital que seamos prudentes con las decisiones que tomamos. Algunas de nuestras decisiones pueden parecer inocuas, pero cualquier cosa que nos aleje de Dios puede tener consecuencias negativas a largo plazo. Por lo tanto, es importante pedir a Dios que nos guíe y nos dé el discernimiento necesario para tomar decisiones sabias.

En última instancia, hay que acudir a Dios en busca de ayuda cuando los peligros de apartarse del sendero de Dios se presenten. La oración nos ayuda a hallar la fuerza para resistir la tentación y volver al camino recto. De esta forma, nos aseguramos de permanecer en el sendero de Dios.

Comparte y serás grande



Ahora que ya conoces lo que el sermon "Quién Se Quiere Ir" nos ofrece, ¿Invitas a quienes lean este contenido a tomar acción para sacar mayor provecho de él? Te recomendamos compartirlo en redes sociales para que otros usuarios puedan experimentar los mismos beneficios que encontraste en la lectura del texto. Además, no olvides visitar nuestro sitio web para obtener toda la información sobre teología, cristianismo y religiones de manera rápida y práctica.

Por último, te invitamos a dejar tus comentarios acerca del tema y a contactarnos para cualquier duda o pregunta que tengas luego de haber finalizado con la lectura de este tema, estaremos encantados de poder servirte y responder tus inquietudes.



Post Views:
23

Sermón: Quien Se Quiere Ir - Teología, Cristianismo Y Religiones

Sermón: Quien Se Quiere Ir - Teología, Cristianismo Y Religiones

¡Amados hermanos en Cristo! Estamos reunidos hoy para hablar de un tema muy importante dentro de la teología cristiana, ¿quién se quiere ir? Muchas veces,

numerosangeles

es

https://viajespiritual.es/static/images/numerosangeles-sermon-quien-se-quiere-ir-teologia-1743-0.jpg

2024-01-30

 

Sermón: Quien Se Quiere Ir - Teología, Cristianismo Y Religiones
Sermón: Quien Se Quiere Ir - Teología, Cristianismo Y Religiones

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Top 20